LOS CACIQUES DE CARLOS ARNICHES PDF

Babei Scribd is the worlds largest social reading and publishing site. A city policeman noticed the enormous funeral procession crossing the streets of Madrid and asked a member of the procession for the name of the deceased. The secret man the story of watergates deep throat by pdf document docslides the the secret man the story of watergates deep throat we think have quite excellent writing style that make it easy to comprehend recent additions to the adult non fiction collection the secret man the story of watergates deep throat b f id. Return to Book Page. Spanish German 8 English 8 Esperanto 3 Italian 2.

Author:JoJosida Vudotilar
Country:Turkey
Language:English (Spanish)
Genre:Art
Published (Last):16 September 2007
Pages:146
PDF File Size:12.46 Mb
ePub File Size:18.1 Mb
ISBN:602-1-44642-867-8
Downloads:43089
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Masida



Se y desptico. Qu es eso? Era que Anda pa un rincn, que es lo tuyo. No dejarme Maldita sia! Va a sentarse junto a la puerta, refunfuando. Se va a su mesa y se sienta. Y encima les dice que se asienten. Se cae ust de geno! As le tratan. A callar. Sentarse he dicho. Con permiso. Se sientan con cmica rapidez. Pues usts dirn Se levantan los tres como para hablar. Sentarse he dicho! Vuelven a sentarse con mayor rapidez que antes. S que me quien usts hablar. Acedo; pero uno a uno y cuidato con lo que se dice.

Escomenzaremos por ust, doa Sabina. Ponindose en pie. Como ust mande. Conque ust dir qu istentino se la ha deteriorao. Por muchos aos. Por muchos aos, s, seor Me veo, bien a mi pesar, en la precisin de molestarle respetuosamente, acuciada por las dolorosas necesidades de la vida.

Porque, claro, aunque una es una humilde mdica rural, pues tiene una que comer de vez en cuando; tiene una que vestir, llammoslo as; tiene una que Exigencias no faltan, no. Las igualas son cortas; las visitas, escasas Agriando mucho ms el gesto y dando un golpe en la mesa con una regla; carraspea. Sobrecogido, trata de dulcificar el concepto.

Dando otro reglazo sobre la mesa. Dita sia! Y tie ust la frescura de venir aqu con esas quejas? Cmo la frescura, seor alcalde? La frescura! No quito una letra. No quite ust una. Yo crea que elevar una humilde queja Una humilde queja!

Pero cuidiao que hace falta descaro, doa Sabina. Seor alcalde! Vamos a ver: Qu la deban a ust en el ltimo pueblo? Once anualidades. Y en el anterior? Y viene ust a estrellarse conmigo, que no le debo ms que siete! Seor alcalde La ha pagao a ust alguno? No, seor. No le han pagao los otros y quie que la pague yo! Prtese ust bien, debiendo menos que los dems, pa que encima se lo agradezcan con estas exigencias.

Peor me lo agradecen a m, que no me pagan y encima me maltratan, don Acisclo! Ust se lo ha buscao. S, seor, ea! Que si no lo digo, reviento. Ust se lo ha buscao por ser enemiga poltica ma. Yo enemiga de usted? Y encubierta y solapaa, que son los malos. Don Acisclo! Y le voy a ust a probar su malquerencia, que la tengo conoca en toos los detalles.

Aqu, en este pueblo de mi mando, no hay ms que dos partidos polticos, dos! Y eso no se lo aguanto yo ni a ust ni a nadie. Conque, u se mueren cinco personas del partido contrario en el trmino de dos meses u no cobra ust un real. Seor alcalde, es que los otristas no son ms que tres. Y, que se mueran dos veces caa uno. Pa too hay recursos. S, seor, menosprecios!

Va ust a visitar a la mujer del sargento de la Guardia Civil u a la del registrador, y a ellas sellos, jarabes, pldoras, emplastos, sanguijuelas Es que eran distintas las dolencias. A mi mujer hay que darla dobles recetas que a too el mundo, tenga lo que tenga; que pa eso es mi mujer.

Pero si usted permitiera que yo le explicase Ni una palabra. S, seor. Seor alcalde, perdone ust que le diga que esto es conculcar la ley.

Est ust erraa. Yo erraa? Erraa completamente. A ver, el veterinario. Se levanta. Lo de la manesia lo tena yo clavao en el alma Expn, Perniles. Ya s que eres otrista; no me lo recalques. A decirle a ust que me se haga justicia; porque lo que estn haciendo conmigo los sabuesos de ust es una gorrinada. Oye, t A ver las palabritas que usas, que no estamos en sesin!

Es que hay que hablar claro. En el Ayuntamiento, las porqueras que quieras; aqu, con urbanidaz. Es que ya no hay cristiano que aguante esto; que no me dejan vivir; que el to Marcos, amparao en ust, ha cogo el agua del acequin de las Jarillas pa su molino y nos quita de regar a los que tenemos derecho pa ello.

Pero es que l es primo mo, mia t ste! Ms primos somos nosotros, que pagamos y no regamos. Y qu quies decir con eso? Pues con eso quio decir que antes toos cogamos buenas calabazas, que es la prencipal cosecha del pueblo; pero hogao, como no consienten de regar ms que a sus amigos de ust, pues 9 resulta que las mejores calabazas son las del partido miista. Ca parto tie las calabazas que se merece.

Si vosotros hubieseis votao lo que yo sus deca, no las habra como las vuestras; pero ya que me hicisteis de perder la eleccin, calabacines y gracias. Es decir, que voy a mirar yo con sosiego que me se pierdan toas las cosechas? T vers lo que te conviene, Perniles; porque aqu no hay ms que dos caminos: u te haces miista u vas a regar cuando estornudes.

De moo que la conciencia poltica?

J GRESHAM MACHEN NEW TESTAMENT GREEK FOR BEGINNERS PDF

LOS CACIQUES

El dramaturgo no quiso ninguna. Y sobre las tablas siguen esas palabras como retrato minucioso y exquisito de un tiempo y un espacio concretos, el Madrid chulazo y castizo. Los mejores. Los Caciques, en cualquier caso, no es una de las piezas de Arniches en las que los detalles del lenguaje fuera absolutamente esencial. Mientras no recurran a que el director sea un holograma Entre pillos anda el juego Es un vivales, un hombre que siempre ha vivido sin dinero pero que cuando le dan el sobre, no dice que no.

MALAYALAM KHUTBA PDF

Los caciques, de Carlos Arniches

.

KAGERO MONOGRAPHS PDF

Los caciques

.

FLUKE 718EX 100G PDF

‘Los caciques’ reivindica la vigencia de Carlos Arniches

.

Related Articles