UMBERTO ECO OBRA ABIERTA PDF

Realidad y Arte El orden medieval. El arte es reflejo del orden definitivo, inmutable y que autor y usuario interpretaban como estructura objetiva del mundo. El dinamismo Barroco. El universo moderno. En el mundo moderno todas las partes aparecen dotadas de igual valor y autoridad y el todo aspira a dilatarse hacia el infinito. La vida sobre la cual no se puede razonar o captar por medio de la inteligencia, se la siente y basta.

Author:Kazraktilar Taut
Country:Ukraine
Language:English (Spanish)
Genre:Life
Published (Last):4 August 2005
Pages:452
PDF File Size:4.92 Mb
ePub File Size:8.99 Mb
ISBN:772-2-27716-189-2
Downloads:30304
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nagis



La potica de la obra abierta. En estos trminos, una obra de arte es un objeto producido por un autor que organiza una trama de efectos comunicativos de modo que cada posible usuario pueda comprender la obra misma, la forma originaria imaginada por el autor como una forma conclusa en s misma.

No obstante, el usuario reacciona a la obra desde su situacin concreta y con una sensibilidad condicionada. En el fondo, la forma es estticamente vlida en la medida en que puede ser vista y comprendida segn mltiples perspectivas, manifestando una riqueza de aspectos y de resonancias, sin dejar de ser ella misma. Sin embargo existen obras abiertas en un sentido menos metafrico y mucho ms tangible. Son obras no acabadas que el autor parece entregar al intrprete ms o menos como las piezas de un mecano, desinteresndose de a dnde irn a parar las cosas.

La potica de la obra abierta promueve en el intrprete actos de libertad consciente al colocarlo como centro activo de una red de relaciones inagotables entre las cuales l instaura la forma sin estar determinado por una necesidad que le prescribe los modos definitivos de la organizacin de la obra.

En una obra as entendida, cada frase, cada figura, est abierta sobre una serie multiforme de significados que el usuario debe descubrir. No obstante, apertura aqu no significa indefinicin de la comunicacin, ni infinitas posibilidades de la forma. Como rastro histrico de la apertura de la obra, podra decirse que hay ya en el barroco una forma abierta, una dinmica, una indeterminacin del efecto, una bsqueda de lo mvil que nos permiten pensar el barroco como la primera clara manifestacin de la cultura y la sensibilidad modernas.

Tambin hay, en el simbolismo del siglo XIX, una potica consciente de la obra abierta, en la que aparece como necesario, evitar que un sentido nico se imponga de golpe. Es una potica de la sugerencia, abierta a la libre reaccin de quien la goza. Por otra parte, la potica crtica ve a la literatura contempornea como estructurada en eficaces aparatos simblicos, y ve a la obra como posibilidad de aperturas y reserva indefinida de significados. Obras en las que cada palabra se encuentra en una relacin posible con todas las dems, y en las cuales la eleccin semntica efectuada en presencia de un trmino afecta el modo de entender todos los dems.

Todos estos ejemplos figuran un concepto de obra de resultado no unvoco, en los que la apertura est basada en una colaboracin teortica, mental del usuario, que debe interpretar un hecho de arte ya producido, ya organizado segn una plenitud estructural propia.

Todo ello usando una mecnica combinatoria para conseguir una revelacin de tipo rfico. En cambio, las actuales obras en movimiento tratan de instaurar armnicas y concretas relaciones de convivencia, entrenamientos de la sensibilidad y la imaginacin, sin pretender constituir sustitutos rficos del conocimiento. En ese sentido, la ciencia es el canal autorizado del conocimiento; en trminos de conocimiento, el arte es equvoco. El arte, ms que conocer el mundo, produce complementos del mundo, formas autnomas que se aaden a las existentes con leyes propias y vida personal.

Sin embargo, la forma artstica sustituye al conocimiento cientfico como metfora epistemolgica. Es decir que el modo de estructurar las formas del arte refleja el modo como la ciencia, la cultura de una poca, ve la realidad. As, puede encontrarse en la potica de la obra abierta que no resulta igual a s misma en cada goce, resonancias de algunas de las tendencias de la ciencia contempornea. El hecho de que una estructura no determina ya necesariamente la estructura sucesiva, aparece en el plano de una crisis del principio de causalidad; en un contexto cultural en el que la lgica se abre paso a muchos valores que permiten la entrada a lo indeterminado como resultado vlido de la operacin cognoscitiva.

Podra decirse tambin que la potica de la obra abierta es contempornea del principio fsico de la complementariedad que se resume en que el conocimiento incompleto de un sistema es el componente esencial de su formulacin y que los datos obtenidos en condiciones experimentales diversas no pueden encerrarse en una imagen particular, sino que deben considerarse complementarios en el sentido de que slo la totalidad de los fenmenos agota la posibilidad de informacin sobre los objetos.

Hacia ese mismo sentido, Sartre recuerda que lo existente no puede reducirse a una serie finita de manifestaciones porque cada una de ellas est en relacin con un sujeto en continuo cambio. No solo un objeto presenta diversos perfiles, sino que son posibles diversos puntos de vista sobre un mismo perfil.

El objeto, para ser definido, debe ser transferido a la serie total de la que l, en cuanto una de las apariciones posibles, es miembro. Este tipo de apertura est en la base de todo acto perceptivo, caracterizando nuestra experiencia cognoscitiva: cada fenmeno aparece habitado por cierta potencia, la potencia de ser desarrollado en una serie de apariciones reales y posibles.

La ambigedad no es as una imperfeccin de la conciencia, sino su definicin. La potica de la obra abierta expresa la posibilidad positiva de un hombre abierto a una renovacin continua de los propios esquemas de vida y conocimiento, productivamente comprometido en un progreso de las propias facultades y de los propios horizontes.

Podra decirse que esta potica expresa los elementos comunes de una nueva visin del mundo. Los problemas y exigencias que las formas del arte reflejan se podran definir como analogas de estructura. En ese sentido, el mundo multipolar de una composicin serial, como obra abierta, aparece como muy prximo al universo espacio-temporal imaginado por Einstein.

En este universo, la relatividad est constituida por la infinita variabilidad de la experiencia, por la infinidad de medidas y perspectivas posibles; pero la objetividad del todo reside en la invariabilidad de las descripciones simples formales que establecen precisamente la relatividad de las medidas empricas. La analoga entre este universo y el universo de la obra en movimiento, es la misma analoga entre el Dios que rige al mundo con leyes perfectas en el universo einsteiniano y la obra ordenadora del autor, que produce en vista de una libertad interpretativa, no un caos de las relaciones, sino la regla que organiza las relaciones.

La obra en movimiento es pues la posibilidad de una multiplicidad de intervenciones personales, pero no una invitacin amorfa a la intervencin indiscriminada. La apertura y el dinamismo de una obra consisten en hacerse disponibles a diversas integraciones, concretos complementarios productivos, canalizndolos a priori en el juego de una vitalidad estructural que la obra posee aunque no est acabada y que resulta vlida aun en vista de resultados diferentes y mltiples.

La esttica, como formulacin de definiciones formales ha establecido que toda obra de arte est sustancialmente abierta a una serie infinita de lecturas posibles, viendo a la obra como un infinito recogido en una concrecin. Aunque tales afirmaciones puedan aplicarse a obras de todos los tiempos, esto no significa que la existencia de obras abiertas y obras en movimiento no aada absolutamente nada a nuestra experiencia porque todo estaba ya presente en el todo.

La potica y la prctica de las obras en movimiento sienten esta posibilidad como vocacin especfica y se ligan abierta y conscientemente a las tendencias de la ciencia contempornea, trayendo a la actualidad programtica, a evidencia tangible, aquello que la esttica, reconoce como condicin general de la interpretacin. La apertura es la posibilidad fundamental del usuario y del artista contemporneo. Sntesis: La potica de la obra abierta se define como un forma especfica de creacin en la cual la apertura y el dinamismo definen la manera en que en que las obras de arte son dadas a la experiencia de las personas.

Se trata de una forma inacabada de la obra que est dada ya en su creacin y en la forma en como es vivida. Parte de una preocupacin de los autores por redefinir los lmites de las experiencias que suscitan sus creaciones, ampliarlos hacia el usuario.

La obra abierta que Eco define aqu es producto de un movimiento histrico. El de la relacin entre el arte como produccin de sentido y la cultura como conocimiento del mundo, particularmente en la ciencia. El arte es as un correlato de las formas del conocer. Su mbito es la creacin de otros objetos que tienen autonoma con respecto de los objetos que la ciencia pretende conocer. El arte es un correlato porque sigue anlogamente a las formas de conocer.

Construye con sus obras, una metfora sobre ellas. El barroco as, es un correlato de la bsqueda de nuevos sentidos y efectos no centralizados en la unicidad de Dios; su polifona puede interpretarse como un correlato de la multiplicidad de interpretaciones sobre la palabra divina, que naci en el ocaso de la poca medieval.

Del mismo modo la obra abierta, la del arte contemporneo, es un correlato de nuestra comprensin del universo, de los modos de conocer de la ciencia contempornea: la creacin de sentido hoy en el arte es una analoga de estos modos, que pone los cimientos de una nueva visin de mundo que supera la lgica causal. Esto no quiere decir que las posibilidades de dar sentido a una obra son caticas e ilimitadas.

Del mismo modo que el universo de Einstein conlleva a una nueva comprensin del lugar de la infinitud, en la que la infinidad de experiencias posibles est establecida por la objetividad y la finitud de sus descripciones formales; del mismo modo la creacin de sentido de una obra, su infinidad, est delimitada por la creacin ordenadora del autor, que le impone ciertos lmites dentro de su variabilidad.

As, la produccin de sentido sobre una obra no es necesariamente catica e ilimitada, sino que es mltiple, pero ordenada. Intereses relacionados.

SOWING THE MUSTARD SEED MUSEVENI PDF

Obra Abierta. Un clásico de Umberto Eco

.

AT90S8535 DATASHEET PDF

Archivo de la etiqueta: Obra abierta

.

Related Articles