BUKOWSKI LA CHICA MAS GUAPA DE LA CIUDAD PDF

Absence of the Hero Paperback by Charles Bukowski. Bukowski, Charles, Authors, American, Americans. Living on Luck Hardcover by Charles Bukowski. Factotum Paperback by Charles Bukowski.

Author:Vugal Zulugal
Country:Guinea
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):12 November 2015
Pages:475
PDF File Size:16.94 Mb
ePub File Size:10.12 Mb
ISBN:227-4-92732-809-3
Downloads:31532
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Fenrir



Cass era la chica ms guapa de la ciudad. Medio india, con un cuerpo flexible y extrao, un cuerpo fiero y serpentino y ojos a juego. Cass era fuego mvil y fluido. Era como un espritu embutido en una forma incapaz de contenerlo. Su pelo era negro y largo y sedoso y se mova y se retorca igual que su cuerpo. Cass estaba siempre muy alegre o muy deprimida. Para ella no haba trmino medio.

Algunos deca que estaba loca. Lo decan los tontos. Los tontos no podan entender a Cass. A los hombres les pareca simplemente una maquina sexual y no se preocupaban de si estaba loca o no. Y Cass bailaba y coqueteaba y besaba a los hombres pero, salvo un caso o dos, cuando llegaba la hora de hacerlo, Cass se evada de algn modo, los eluda.

Sus hermanas la acusaban de desperdiciar su belleza, de no utilizar lo bastante su inteligencia, pero Cass posea inteligencia y espritu; pintaba, bailaba, cantaba, haca objetos de arcilla, y cuando la gente estaba herida, en el espritu o en la carne, a Cass le daba una pena tremenda.

Su mente era distinta y nada ms; sencillamente, no era prctica. Sus hermanas la envidiaban porque atraa a sus hombres, y andaban rabiossimas porque crean que no las sacaba todo el partido posible. Tena la costumbre de ser buena y amable con los feos; los hombres considerados guapos le repugnaban: "No tienen agallas -deca ella-. No tienen nervio. Confan siempre en sus orejitas perfectas y en sus narices torneadas Su padre haba muerto del alcohol y su madre se haba largado dejando solas a las chicas.

Las chicas se fueron con una pariente que las meti en un colegio de monjas. El colegio haba sido un lugar triste, ms para Cass que para sus hermanas. Las chicas envidaban a Cass y Cass se pele con casi todas.

Tena seales de cuchilladas por todo el brazo izquierdo, de defenderse en dos peleas. Tena tambin una cicatriz imborrable que le cruzaba la mejilla izquierda; pero la cicatriz, en vez de disminuir su belleza, pareca por el contraro, realzarla.

Yo la conoc en el bar West End unas noches despus de que la soltaran del convento. Al ser la ms joven, fue la ltima hermana que soltaron. Sencillamente entr y se sent a mi lado. Yo quiz sea el hombre ms feo de la ciudad, y puede que esto tuviera algo que ver con el asunto. Tomas algo? No creo que hubiese nada especial en nuestra conversacin esa noche, era slo el sentimiento que Cass transmita. Me haba elegido y no haba ms. Ninguna presin, Le gust la bebida y bebi mucho.

No pareca tener edad, pero de todos modos le sirvieron. Quizs hubiese falsificado el carnet de identidad, no s. En fin, lo cierto es que cada vez que volva del retrete y se sentaba a mi lado yo senta cierto orgullo. No slo era la mujer ms bella de la ciudad, sino tambin una de las ms bellas que yo haba visto en mi vida. Le ech el brazo a la cintura y la bes una vez.

Crees que soy bonita? Pero hay algo ms Crees de veras que soy bonita? Busc en su bolso. Crea que buscaba el pauelo. Sac un alfiler de sombrero muy largo. Antes de que pudiese impedrselo, se haba atravesado la nariz con l, de lado a lado, justo sobre las ventanillas.

Senta repugnancia y horror. Ella me mir y se ech a rer. Qu piensas ahora, eh? Saqu el alfiler y puse mi pauelo sobre la herida. Algunas personas, incluido el encargado, haban observado la escena.

El encargado se acerc. Vete a la - Ser mejor que la No te - Es mi nariz -dijo Cass-, No -dije-, - Quieres decir que te duele a hacer eso te echo. Aqu no necesitamos tus mierda, amigo! S, me duele, - De acuerdo, no lo volver a hacer. Animo de veras. Me bes, pero como rindose un poco en medio del beso y sin soltar el pauelo de la nariz.

Cuando cerraron nos fuimos a donde yo viva. Tena un poco de cerveza y nos sentamos a charlar. Fue entonces cuando pude apreciar que era una persona que rebosaba bondad y cario. Se entregaba sin saberlo.

Al mismo tiempo, retroceda a zonas de descontrol e incoherencia. Una esquizo hermosa y espiritual. Quizs algn hombre, algo acabase destruyndola para siempre. Esperaba no ser yo. Nos fuimos a la cama y cuando apagu las luces me pregunt: Cundo quieres hacerlo, ahora o por la maana?

Por la maana me levant, hice un par cafs y le llev uno a la cama. Se ech a rer. En realidad no tenemos por que hacerlo. Djame que me refresque un poco. Se fue al bao. Sali enseguida, realmente maravillosa, largo pelo negro resplandeciente, ojos y labios resplandeciente, toda resplandor Se desperez sosegadamente, buena cosa.

Se meti en la cama. Besaba con abandono, pero sin prisa. Dej que mis manos recorriesen su cuerpo. Acariciasen su pelo. La mont. Su carne era clida y prieta. Empec a moverme despacio y queriendo que durara. Ella me miraba a los ojos. Cmo te - Qu diablos importa? Solt una carcajada y segu. Despus se visti y la llev en coche al bar, pero era difcil olvidarla. Yo no trabajaba y dorm hasta las dos y luego me levant y le el peridico. Cuando estaba en la baera, entro ella con una hoja: una oreja de elefante.

Y me ech encima, en la baera, la hoja de elefante. Cmo - Lo saba. Cass llegaba casi todos los das cuando yo estaba en la baera. No era siempre la misma hora, pero raras veces fallaba, y traa la hoja de elefante. Y luego hacamos el amor.

Telefoneo una o dos noches y tuve que sacarla de la crcel por borrachera y pelea pagando la fianza. La culpa la tienes t por aceptar la copa - Yo crea que se interesaba por m, no slo por mi cuerpo. Pero dudo que la mayora de los hombres puedan ver ms all de tu cuerpo. Dej la ciudad y estuve fuera seis meses, anduve vagabundeando; volv. No haba olvidado a Cass ni un momento, pero habamos tenido algn tipo de discusin y adems yo tena ganas de ponerme en marcha, y cuando volv pens que se habra ido; pero no llevaba sentado treinta minutos en el West End cuando ella lleg y se sent a mi lado.

Ped un trago para ella. Luego la mir. Llevaba un vestido de cuello alto. Nuca la haba visto as. Y debajo de cada ojo, clavado, llevaba un alfiler de cabeza de cristal.

D-LINK DSL-G624T MANUALE PDF

La chica más guapa de la ciudad

.

AMAR CHITRA KATHA CHANAKYA PDF

La mujer más hermosa de la ciudad

.

Related Articles